martes, 29 de enero de 2008

El Túnel; Ernesto Sábato



Novela.

Un libro muy corto e interesante. Es la historia de un pintor obsesivo, pero lo que se dice obsesivo, stalker. Se sientre atraído por María Iribarne, una chica que aparentemente fue la única que pudo comprender un cuadro suyo y hace lo imposible por seguirla, reencontrarse, etc. Tan obsesionado está con ella que termina asesinándola.

La narración comienza con el pintor recluido en prisión y a lo largo de toda ella nos cuenta cómo conoció a María y por qué cometió el crimen.

Me cayó el saco porque a veces soy así de obsesivo (en algunas áreas de mi vida, claro está, no persiguiendo gente), a veces me gusta analizar hasta el límite algunas situaciones o cursos de acción o inferir con todo detalle por qué ocurren las cosas...

Pero bueno, he llegado a creer que todos somos así en algún lugar recóndito de nuestra alma, y si no, pues ya me quemé.


Alan

2 comentarios:

Alfredo Carrera dijo...

Ah, gracias por su visita a Frasearlo. Me gusta su blog, no revise lo de los libros que compartimos como favoritos, pero encontrar El túnel, El rinoceronte de Arreola y Dormir me parece buen indicio.

Yo no diría que Juan Pablo Castel es un obsesivo, incluso como tal, diría al caso que cae "en las redes" de la que supone es "la única mujer que lo entiende"; diría que inicia la historia cuando ella "se encuentra" en un cuadro de él, bueno, que "él cree que se encuentra ella o cuando lo entiende". Todavía yendo más allá, que la metafora del túnel paralelo al de Castel en el que vive María es el centro de todo. Creo que más que obsesivo es un "enamorado irreparable" por aquello de "tengo que matarte María". Lea "Sobre heroés y tumbas", si le gusto El túnel disfrutará ese.

Las comillas son porque no es lo que es, sino lo que yo creo; mis teorías, sólo teorías.

Saludos

Alan Elías dijo...

Bueno, el enamoramiento tiene a veces cierto componente de obsesión y definitivamente no todos los enamorados, ni siquiera los irreparables, llegan a los extremos a los que Castel.

De ser esto común, entonces casi todos los enamorados que caen en las redes de alguien difícil de amar se comportarían de modo parecido.

Espero que nos sigamos leyendo.