jueves, 20 de marzo de 2008

A Kempis; Amado Nervo


Este es el poema al que hacía referencia en el post anterior. Amado Nervo lo escribió a razón del libro De Imitatione Christi, de Thomas à Kempis.

Alan
_______________________

Sicut nubes, quasi naves, velut umbra...

Ha muchos años que busco el yermo,
ha muchos años que vivo triste,
ha muchos años que estoy enfermo,
¡y es por el libro que tú escribiste!

¡Oh Kempis, antes de leerte amaba
la luz, las vegas, el mar Oceano;
mas tú dijiste que todo acaba,
que todo muere, que todo es vano!

Antes, llevado de mis antojos,
besé los labios que al beso invitan,
las rubias trenzas, los grande ojos,
¡sin acordarme que se marchitan!

Mas como afirman doctores graves,
que tú, maestro, citas y nombras,
que el hombre pasa como las naves,
como las nubes, como las sombras...

huyo de todo terreno lazo,
ningún cariño mi mente alegra,
y con tu libro bajo del brazo
voy recorriendo la noche negra...

¡Oh Kempis, Kempis, asceta yermo,
pálido asceta, qué mal me hiciste!
¡Ha muchos años que estoy enfermo,
y es por el libro que tú escribiste!

2 comentarios:

anaís dijo...

Como decía Jorge Manrique en sus Coplas, "contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando..."

Un abrazo con mucho viento en Madrid

Alan Elías dijo...

Sí, Anaís, estos poemas son muy reflexivos en cuanto al inmutable destino del hombre.