lunes, 20 de abril de 2009

Simplezas de la mitología griega


Crío caballos. Hace unos años hablaba con una amiga del nacimiento de un potro. Me preguntó qué nombre le pondría. Dije que había estado pensando en eso algo de tiempo y que aún me era difícil decidir, por eso fue que opté por llamarlo Caballo.

A ella le gustó el nombre.

A mí los siguientes fragmentos de la Biblioteca de Apolodoro me causaron gracia:

Más tarde Éaco se unió con la nereida Psámate, que se había transformado en foca para evitar su asedio, y engendró un hijo, Foco.

Libro III 12,6

Y hablando de Teseo:

mató en Cromión a la cerda llamada Fea, como la anciana que la había criado...

Epítome 1,1

Fragmentos tomados de la traducción de Margarita Rodríguez de Sepúlveda

3 comentarios:

Rosigerante dijo...

Bueno, éstas son el tipo de cosas que me causan harta gracia. ¡Tan simple y tan gracioso!

Rosigerante dijo...

Ah, y eso de "crío caballos" explica muchas cosas... ¬¬

Alan Elías dijo...

Sí, éste es mi Caballo de Letras.

Es divertido encontrar pasajes así. Sobre todo porque por lo visto, la Biblioteca de Apolodoro no tenía la intención de ser graciosa.