jueves, 21 de mayo de 2009

Qué puede ocurrir cuando se ofende al prójimo de acuerdo al budismo según Borges y al cristianismo


Dicen Jorge Luis Borges y Margarita Guerrero en El libro de los seres imaginarios:

El Cien Cabezas

El Cien Cabezas es un pez creado por el karma de unas palabras, por su póstuma repercusión en el tiempo. Una de las biografías chinas del Buddha refiere que éste se encontró con unos pescadores, que tironeaban de una red. Al cabo de infinitos esfuerzos, sacaron a la orilla un enorme pez, con una cabeza de mono, otra de perro, otra de caballo, otra de zorro, otra de cerdo, otra de tigre, y así hasta el número cien. El Buddha le preguntó:

—¿No eres Kapila?

—Soy Kapila —respondieron las cien cabezas antes de morir.

El Buddha explicó a los discípulos que en una encarnación anterior, Kapila era un brahmán que se había hecho monje y que a todos había superado en la inteligencia de los textos sagrados. A veces, los compañeros se equivocaban y Kapila les decía cabeza de mono, cabeza de perro, etc. Cuando murió, el karma de esas invectivas acumuladas lo hizo renacer monstruo acuático, agobiado por todas las cabezas que había dado a sus compañeros.




Dice Mateo 5:21-26 (RVR 1960), poniendo estas palabras en boca de Jesús:

Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.
Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.
Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,
deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.
Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.
De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

8 comentarios:

Víctor Miguel dijo...

Hermano, aquí hay una equivocación grave. En primera instancia, el karma viene a funcionar como la retribución negativa que trasciende la vida presente hacia vidas futuras que, de una manera u otra, suponen en sí mismas parte de la retribución per se. Ahora bien, considerar, primero, que la reencarnación es verídica equivale a negar por argumentación la divinidad y validez de la persona del Cristo, por lo que sus argumentos, si acaso se les concede dicho carácter, pasan a ser interpretaciones kármicas de ese primer karma que obliga al Cristo a ser un hombre con un conocimiento acaso mayor que el del resto, y que no puede desligarse de ese ordenamiento universal que viene incluso a desplazar la figura divina.
Con la enseñanza del Cristo, por otra parte, viene la intención de justicia implícita, que no necesariamente concuerda con la definición del karma, que promueve en general el quietismo, sin alcanzar la contemplación, pues aún el existir supone un desencadenante del mecanismo universal, al grado que ser una criatura sexuada genera karma. Así, pues, como decía, con el Cristo el mensaje subyacente es la justicia a la que todo ser humano está sometido y bajo la que todo hombre es juzgado. No existen los inocentes, hasta cierto punto, dado que la naturaleza humana es imperfecta y la totalidad se compone de partes que no alcanzan a ser totales. Si un hombre mata a otro, éste, contrario a lo que supone la ley kármica no morirá asesinado, sino que será juzgado por su crimen y condenado a una penitencia o punición equivalente, en este caso: el infierno. Pero además la justicia premia al hombre recto que se arrepiente y se pone en concordancia con sus enemigos, situación que no ocurre con el karma, cuya función es castigar con lo mismo que sucede, como una lex talionis del paganismo oriental. Por eso no puede ser que la fábula del Buda sea equivalente a la enseñanza del Cristo, incluso desde el momento en que aquél es el desapego de la vida terrena y el último el amor incondicional por el orbe.
Ah… el día que los hombres aprendan que el amor supera los desapegos obligados, entonces el mundo será un lugar mejor, por ahora, a orar…

Alan Elías dijo...

Creo que aquí, como diría el Apóstol Pablo, peleas como quien golpea el aire, Víctor Miguel, pues ¿qué error existe?

¿En qué momento se dice que “la fábula del Buda sea equivalente a la enseñanza del Cristo”?

Veámoslo con un ejemplo…

En un resumen que le encargaron elaborar a un estudiante de secundaria respecto a un debate por televisión entre dos candidatos, el alumno registró:

“A dijo: El aborto debe permitirse siempre que la mujer embarazada lo desee, pues tiene todo el derecho a decidir respecto a lo que ocurre dentro de su cuerpo.

B dijo: El aborto debe permitirse únicamente cuando la vida de la mujer esté en riesgo o el embarazo haya sido producto de una violación, pues prima ante todo el derecho a la vida.”

¿Se puede inferir en algún momento que las perspectivas respecto al aborto de ambos candidatos son equivalentes? ¿Que obtendremos lo mismo, en el supuesto de que cumplan con sus convicciones, si votamos por A que por B?

¿Qué ocurriría si el título del trabajo fuera: “Perspectiva del aborto de acuerdo al candidato A y al candidato B”?

¿Eso hace que sean similares, aun si se percibe a todas luces que el enfoque de cada uno es totalmente distinto?

Que dos proposiciones aparezcan juntas no nos puede llevar a pensar que NECESARIAMENTE sean equivalentes, ¿o sí?

Víctor Miguel dijo...

Saludos, buen Elías. Es cierto, no dice equivalencia ni equivalente ni ningún otro derivado de estos términos como para inferirlo. Sin embargo, asumo que me he confundido por la siguiente introducción, después de señalar Mateo 5: «poniendo estas palabras en boca de Jesús», de lo que he venido a interpretar que las palabras no son, en el caso de la proposición las siguientes, sino las anteriores. También cabe decir, existe una equivocación grave (de mi parte).

Con respecto de lo que comentas sobre las dos propuestas de los candidatos, por un lado, el del contenido, no son equivalentes porque no suponen la misma solución; por otro, el de la temática, lo son y mucho, dado que acusan la correspondiente reacción de uno y otro ante la misma problemática.

Finalmente, que dos premisas aparezcan juntas no obliga a que se les considere equivalentes (no es menester que uses las mayúsculas, que tipográficamente suponen una agresión severa, hermano), tienes toda la razón; pero ya he expuesto mis razones para considerarlas así en el acápite inicial.

Alan Elías dijo...

¿También existe equivocación de tu parte, Víctor Miguel? ¿No querrás decir que la única que se ha cometido es la que viene de tu lectura?

Creo que has captado muy bien lo que quise decir con las propuestas de los candidatos: no son equivalentes porque no proponen lo mismo aunque hablen del mismo tema. Lo mismo ocurre con la entrada que publiqué. Por lo tanto, sería extraño que alguien las confundiera diciendo que el candidato A y B proponen lo mismo y que luego alguien tuviera que venir a aclarar que eso es un error.

Lo de las mayúsculas se hizo para enfatizar un aspecto de lo escrito. No por algo algunos contratos o documentos recurren a este recurso (ejemplo: “Llene el siguiente formato utilizando letra de molde, NO manuscrita…”) sin que sus usuarios se sientan agredidos severamente.

Víctor Miguel dijo...

«También cabe decir, existe una equivocación grave (de mi parte)».

Te invito a que releas y pongas atención a la puntuación, no estoy diciendo que también existe mi equivocación, sino que también entra que reconozca que me equivoqué.

Sobre tu didáctico, maguer innecesario, ejemplo de los candidatos, la cuestión me ha quedado clara ya desque advertí mi error en la lectura, quien parece no haber comprendido de suyo mi razonamiento eres tú; pero a vueltas con ello…

En los contratos, por otra parte, suele suceder que se utilicen las mayúsculas por la ignorancia de quienes los redactan sobre los usos tipográficos. Que no se conozca la agresión no significa que no exista, ¿o por qué supones tú que haya negritas, itálicas y subrayados, entre otras opciones para dar formato a un texto?

Hasta un nuevo mensaje.
Saludos.

Alan Elías dijo...

Es que no entiendo el por qué dar una explicación de por qué te equivocaste y después decir que también cabe decir que te equivocaste. ¿O cómo quieres que lo entienda? ¿Por qué emplear “también cabe decir” respecto a algo que ya se había reconocido como error por confusión unas líneas arriba? A menos que exista algo más a lo que pueda llamarse error, y los únicos lugares de donde, en teoría, pudieron haber provenido ese error serían el comentario anterior mío o la entrada que coloqué.

¿Qué? ¿Ahora resulta que por intentar ser más explícito con el comentario de los candidatos soy una persona que no parece captar tu razonamiento? En todo caso, lo que fue innecesario y lo que dio origen a todo esto fue un mal entendimiento y de lo que tú captaste como una equivalencia de la enseñanza de una supuesta fábula budista y un fragmento de un evangelio. Innecesarias fueron todas esas más de veinte líneas de explicación de tu primer comentario a esta entrada.

Lo de los contratos, ¿a qué viene lo de las mayúsculas, negritas, subrayados, etc.? En todo caso, la elección de un estilo es arbitraria (aun si existen algunos “intentos” de conformar una etiqueta o protocolo de redacción de textos en línea). Que yo no tenga el mismo contexto cultural que tú en algo tan trivial como la edición de un texto en un blog no significa que sea culpable de agredirte. La agresión ciertamente existe, pues se originó en ti: tú lo consideraste así. Comienza y termina en ti porque así lo interpretaste.

Si todo fuera como tú dices, entonces las oficinas donde se firman esos contratos estarían llenas de gente inconforme y ofendida porque escribieron con mayúsculas unas palabras para llamar su atención en lugar de utilizar negritas o itálicas.

Es más coherente aceptar la explicación de alguien que afirma que simplemente estaba resaltando un contenido a sentirse agredido por quien nunca tuvo la intención de hacerlo.

Alan Elías dijo...

ESTIMADO VÍCTOR MIGUEL Y LECTORES EN GENERAL: SE PRESENTARON PROBLEMAS AL MOMENTO DE COLOCAR LOS ÚLTIMOS COMENTARIOS A ESTA ENTRADA DEL BLOG. UNA RÈPLICA INICIAL DE VÍCTOR MIGUEL APARECIÓ PUBLICADA DE MANERA REPETIDA (POR LO VISTO NO FUE VOLUNTAD DE V.M.) Y ESTE TIPO DE COMENTARIOS TUVIERON QUE SER ELIMINADOS. EN EL TRANSCURSO DE ESA ELIMINACIÓN, CREO QUE POR ERROR TAMBIÉN DESAPARECIÓ UN COMENTARIO SUBSECUENTE DE V.M., PUES EN MI CUENTA DE ADMINISTRADOR APARECE COMO PUBLICADO, PERO NO SE MUESTRA EN EL BLOG, POR LO QUE ME VI EN LA NECESIDAD DE EDITAR, ELIMINAR Y DE NUEVO PUBLICAR LOS ÚLTIMOS COMENTARIOS TANTO SUYOS COMO MÍOS PARA QUE APAREZCAN EN UN ORDEN COHERENTE Y SIN REPETICIONES. LO QUE A CONTINUACIÓN SE PRESENTA ES EL COMENTARIO DE V.M. QUE SIGUE AL MÍO. TRANSCRIBO FIELMENTE SUS PALABRAS, DE ELLO PUEDE DAR FE EL MISMO V.M.

VÍCTOR MIGUEL dijo:

Ja ja ja ja, ya, seguir con esto es necedad más que entretenimiento.

Dispensa tantas entradas, ocurre que un blog de cultura con discusiones relacionadas en los comentarios siempre me ha parecido más atractivo, y nunca hace daño sembrar la polémica siempre que nos deje departir más; pero creo que ya llegó el momento en que la cosa no lleva a nada (cuando menos en lo del Buda y el Cristo que pasó a una disquisición muy interesante sobre premisas y tipografía, je je je). En fin… no tengas pendiente por las comillas, ésas a nadie causan pesar, lo que sí he de pedirte es que me contestes lo del Salmo 43, que la última vez que chequé aún no había respuesta a ello.

Y porque no se diga que dejamos aquí truncos los asuntos arriba enjuiciados, acabo con dos cosas solamente: 1) sobre los textos áureos, el hecho de que no todos sean canónicos no los convierte en textos irrelevantes, ahí están los casos de Bartolomé de Argensola, Agustín Moreto, Francisco de Bances Candamo o Fernando de Herrera, por citar algunos ejemplos, que si bien fueron excelentes literatos, no se considera que sus obras sean canónicas, y es apenas a mediados del siglo pasado que se comenzó a revalorarlos. 2) Lo sé, lo sé, es injusto que a la vieja Europa se le quiera atribuir todo; pero es parte de la costumbre ilustrada. Tienes razón, existe el término «literatura europea»; pero suele aplicarse cuando se especificará la época. En fin, de Europa vino la civilización (a lo menos ése es el pensamiento europeo que a la fecha impera). Sobre el caso te recomiendo buscar algunas láminas de Gavelot y Cochin, especialmente las del libro didáctico de 1796, en que aparecieron ilustrados los continentes, y, como sugerencia para despertar un poco la curiosidad, diría que contrastaras L’Europe con L’Amérique.

Vale, pues, saludos cordiales y nos estamos escribiendo.

Post Datam; la verdad las palabras completas en mayúsculas no me vienen ni me van; pero es cierto que tipográficamente no es recomendable incluirlas en mitad del texto por considerarse una práctica «agresiva» hacia el lector, de ahí que en realidad se prefiera el uso de versales que, siempre he dicho, son la fineza de la tipografía. Vale.

Post Datam Secundam: me gustaría que departiésemos sobre Bloom en otro momento, el viejo Harold tiene una tesis muy interesante; pero, para serte sincero, no soy lo que se diría su «partidario».

Alan Elías dijo...

Bueno, es que de entrada casi parece necedad el entrar en refutar y entrar en discusión por algo que nunca estuvo ahí-
Sí, dejemos ya lo de los errores mejor, Víctor Miguel, creo que ya nos hemos puesto de acuerdo en eso. Creo que de todos modos, el tema original no varió tanto. Simplemente se añadieron nuevos temas que surgieron dentro de los comentarios, pero más como aclaraciones. Es que realmente nunca tocamos un tema “de Buda y Cristo” propiamente dicho, sino que en ese aspecto todo se redujo a discutir respecto a aspectos de lenguaje y tipografía, y cómo es que éstos pueden afectar en la interpretación de un texto.

Creo que lo del salmo 43 ya lo había respondido antes de que colocaras tu último comentario. Si no aparecer, dime, por favor, pero al menos yo lo pude visualizar cuando abrí la página principal del blog.

Los puntos aparte de la discusión de interpretación de la equiparación entre Cristo y Buda son un ejemplo de lo que surgió después en comentarios, y creo que también tuvo que ver con semántica o con supuestos que hiciste sobre la intención del blog aunque no sé de dónde.

Mira, creo que también hay un error de interpretación aquí. Cuando dije irrelevantes me refiero a irrelevantes para el canon. Lo que no entra en un listado es irrelevante al mismo, que no significa que sea completamente irrelevante. Los textos que mencionas son un ejemplo de lo dicho. Todo canon también puede cambiar con el tiempo, pues también el listado surge en un momento influenciado por el ambiente del mismo. ¿Literatura Europea a la época? Sí, de Europa “vino la civilización”, pero no es todo occidente ni el mundo. De Europa vino la civilización occidental en todo caso y creo que eso es algo que la mayoría de los occidentales pasa por alto. Estamos acostumbrados a hablar del mundo como si fuera únicamente occidente. ¿Por qué no usar una terminología más exacta? En todo caso, creo que esto es un aspecto más relevante que las comillas. La ciencia y el lenguaje por lo general tienden hacia una mayor precisión y congruencia consigo mismos, por lo que, si un término es inexacto o menos preciso que otro, aun si el primero se encuentre respaldado por el uso y la costumbre, se sugiere que en el futuro se modifique y a eso se tiende, o por lo menos, es lo sano.

En todo caso, creo que te ofendiste porque dentro de tus ideas está que el escribir con mayúsculas una palabra supone una agresión al lector, pero eso no es NECESARIAMENTE (qué bueno que no te vaya ni te venga) cierto, ¿por qué no aplicarlo entonces desde el principio? En todo caso, me siento más tranquilo, pues quiero entender que entonces nunca te ofendí, y que tal vez estabas previniéndome de hacerlo a alguien más. Es noble tu intención, pero no creo que sea necesaria. Creo que los lectores entenderán. A la fecha, lo han hecho.

No es necesario tocar el tema de Bloom. En otras partes del blog creo que ya expuse mi postura respecto a los cánones y toqué el tema del suyo. Independientemente de si estamos de acuerdo o no con él (unos le ponen, otros le quitan, todos disienten…), no se puede negar que el canon de Bloom es un ejemplo representativo de ese tipo de listados.

CON ESTO CREO QUE LA APARICIÓN Y SECUENCIA DE LOS COMENTARIOS VUELVE A LA NORMALIDAD.