viernes, 12 de junio de 2009

La lechuza, una balada de Bin dentro del Shijin


¡Lechuza, lechuza!
te has llevado a mis crías
no destruyas ahora mi casa
diligente y solícito con ellas
les di alimento y cuidado.

Antes de que el cielo se cubriera
de negros nubarrones
recogí ramas de morera y barro
para arreglar la puerta y las ventanas
temía que hoy tus gentes
osaran ultrajarme.

Mis manos están agarrotadas
fui yo quien limpió los carrizos
yo quien amontonó la paja
mi boca ha quedado rota y dolorida,
todavía
no tenía hogar.

Mis plumas quebradas
desplumada mi cola
mi casa en alto y peligroso lugar
se bambolea por el viento y por la lluvia
no hago más que piar asustado.


De: Antología de poesía china
Biblioteca Universal Gredos
Editorial Gredos, 2003
Página 43-44
Traducción de Juan Ignacio Preciado Idoeta

No hay comentarios.: