domingo, 7 de junio de 2009

Salmo 43



1 Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa;
Líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo.

2 Pues que tú eres el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has
__desechado?
¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?

3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán;
Me conducirán a tu santo monte,
Y a tus moradas.

4 Entraré al altar de Dios,
Al Dios de mi alegría y de mi gozo;
Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.

5 ¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

RVR 1960

2 comentarios:

Víctor Miguel dijo...

Bellísimo y verdadero.

¿Has publicado ya, por acaso el salmo 23? Le guardo una especial dilección.

Saludos.

Alan Elías dijo...

Me alegra que lo consideres así.


No he publicado otros salmos, pero creo que pronto lo haré.