martes, 23 de septiembre de 2008

A algunos les gusta la poesía; Wisława Szymborska

A algunos,
es decir, no a todos.
Ni siquiera a los más, sino a los menos.
Sin contar las escuelas, donde es obligatoria,
y a los mismos poetas,
serán dos de cada mil personas.

Les gusta,
como también les gusta la sopa de fideos,
como les gustan los cumplidos y el color azul,
como les gusta la vieja bufanda,
como les gusta salirse con la suya,
como les gusta acariciar al perro.

La poesía,
pero qué es la poesía.
Más de una insegura respuesta
se ha habido a esta pregunta.
Y yo no sé, y sigo sin saber, y a esto me aferro
como a un oportuno pasamanos.

Traducción de Gerardo Beltrán, David a. Carrión Sánchez y Abel A. Murcia Soriano

6 comentarios:

Canis familiaris dijo...

En estricto sentido, a mí no me puede gustar como acariciar al perro, porque prefiero que me acaricien.

Alan Elías dijo...

En estricto sentindo, tú no podrías haber escrito lo anterior puesto que eres un perro.

Rosigerante dijo...

Jajajaja...



Errmmm, yo digo que entonces ni le gusta
(hablo del poema y la poesía)

Alan Elías dijo...

¿¿¿¿Cómo????

Rosigerante dijo...

La poesía,
pero qué es la poesía.
Más de una insegura respuesta
se ha habido a esta pregunta.
Y yo no sé, y sigo sin saber, y a esto me aferro
como a un oportuno pasamanos.



Hablar de la poesía sin poder definirla, hacer poesía sin saber qué es, supongo que implica no conocerla o hacerse menso o no sé. Por eso, yo digo que, en realidad, ni le ha de gustar.

Alan Elías dijo...

Bueno, puede ser que Szymborska se haga mensa. De hecho, esa es una de las características que llamó la atención de su poesía. Esa mensidad, mensez o mensadez (las tres palabras de hecho suenan como factibles de ser encontradas en alguna traducción de los poemas de Szymborska al español, pues ella era muy dada a inventar palabras) es algo que algunos creen que le valió el Nobel de literatura: esa ingenuidad y sencillez en sus poemas para hablar de temas profundos. Si lo hiciera así podríamos decir que se hace mensa inteligentemente (de nuevo, suena a construcción de Szymborska), lo trabaja para que suene bobo, irónico o contradictorio.

Si le preguntas a los poetas si saben qué es la poesía (hablando en serio, nada de: poesía eres tú...) creo que casi ninguno se atrevería a decir que sabe la respuesta.

Por otro lado, yo creo que sí es posible hablar de algo a lo que no podemos definir con precisión, y a esto se han enfrentado muchos poetas. Octavio Paz, por ejemplo, habló de lo complejo e impreciso de la definición de poesía. Los filósofos también hablan de que es casi imposible definir qué es su disciplina y cada una de sus ramas; sin embargo, hay filosofía y poesía. Quienes más batallan para definirlas son precisamente quienes más las ejercen o practican.