jueves, 4 de septiembre de 2008

El preguntar y lo divino

Toda pregunta indica la pérdida de una intimidad o el extinguirse de una adoración.

María Zambrano
El hombre y lo divino
Breviarios del FCE, 2005
Pág. 67

______________________________

Esta frase me ha hecho pensar:

Cuando estás con tu amado y súbitamente le preguntas si te ama, ¿qué ocurre? ¿Realmente hay una pérdida de una intimidad o de un momento similar a una adoración? Creo que depende de la intención de la pregunta. Si es meramente retórica o simplemente una función fática del lenguaje no creo que haya mucho problema, pero si la duda auténtica existe en nuestra mente creo que sí tendría el efecto de una pérdida de intimidad y adoración.

En toda la Biblia, es la serpiente quien formula la primera pregunta: ¿Conque Dios os ha dicho...? Es Eva quien se vuelve a responderle y quien reflexiona entre dos proposiciones opuestas respecto al resultado de comer del árbol de la sabiduría: el morirás de Dios y el no morirás de la serpiente. Lo divino confrontó al hombre por sus actos y éste antes de morir a Dios, mintió.

También sabemos que dijo la divinidad a la divinidad: Elí, Elí, ¿lama sabactani?, aunque en un diálogo de la divinidad consigo misma ¿qué podemos decir los hombres?

Existe otro hecho más cercano a nosotros, aunque no carente de algo sobrenatural: cuando Jesús cuestiona tres veces a Pedro si lo ama. No creo que esa pregunta haya hecho que la intimidad y la adoración se perdieran. De nuevo, la pregunta vino de la divinidad misma, pero el hombre fue otro al responder.

Alan

2 comentarios:

pilifresh dijo...

Hola Alan! Soy Pili de Puebla.
Me gustó la reflexión ante esa frase. No lo había pensado...
Pedro en verdad fue cambiado después de ser cuestionado tres veces, porque creo que en este hecho también se cuestionó a sí mismo y tomó la determinación de levantarse de su falla y entregarse por completo.
Y aunque como planteas, hay preguntas que pueden provocar que cierta intimidad o adoración se extingan, por ejemplo al poner en duda la confianza que tienes en alguien o cuestionar la soberanía de Dios, porque esos cuestionamientos están permeados por nuestra forma de ver las cosas (que no necesariamente será acertada).
Pero creo que hay otras preguntas que pueden incluso revelar cuestiones más profundas de otras personas o de Dios, como cuando el rey David se preguntó "¿qué es el hombre para que tengas de él memoria?", en esta pregunta yo encuentro una muestra de la misericordia de Dios para con nosotros, entonces fuera de extinguir mi adoración, la alimenta.
Cuídate mucho!

Alan Elías dijo...

¡Pili! ¡Cáete con la bici! Jajaja, me acuerdo mucho de ese chiste. Me encantó.

Gracias por tu visita. Qué bueno que te acordaste del nombre de la página, porque a mí todo se me olvida.

Respecto a lo que dices, es cierto que hay preguntas que revelan el carácter de la persona que las hace. De David no sé qué decir cuando preguntó eso. A primera vista suena a retórica, más por ser un salmo, pero eso tampoco puede indicar que no haya preguntado con ansias de una respuesta. Las ansias de Dios hacen que seamos diferentes.