jueves, 7 de agosto de 2008

De extremas exageraciones y demasiadas cosas que sobran muy innecesariamente sin ser útiles ni aportar absolutamente nada...

[William] James was being teased by a theological colleague who said to him, “A philosopher is like a blind man in a dark cellar, looking for a black cat that isn’t there.” “Yes,” said William James, “and the difference between philosophy and theology is that theology finds the cat.”

(Quoted by A.J. Ayer, On Making Philosophy Intelligible .)
_________________________________


Sí, bueno... ¿No les parece que la frase está sobrada? El dar a un hombre ciego la tarea de encontrar en un sótano oscuro un gato negro que no está ahí tiene elementos de dificultad tan innecesarios como aquella piscina que apareció en un episodio de Los Simpsons llena de anguilas eléctricas, pirañas, tiburones, lagartos, un león y una gota de sangre (para activar todo ese frenesí) que un hombre tenía que saltar con su motocicleta.

Si el hombre no fuera ciego, todo el resto de la frase tendría mayor razón de ser, pero ¿qué le importaría al pobre el color del gato o que el cuarto estuviera oscuro?

Hmm... ya me dieron ganas de ofrecerle un millón de pesos a cualquier persona con artritis que debajo del mar pueda encender un cerillo en contacto directo con en el agua, ah, pero eso sí: en ayunas, estando encadenada, con camisa de fuerza, sin tanque de oxígeno, y lo que es peor de todo: sin ninguna clase de equipo de telecomunicación para evitar que le pregunte a alguien cómo hacerlo.

Bueno, mejor no... con eso de que según el texto los teólogos encuentran al gato...

10 comentarios:

Rosigerante dijo...

Muero de la risa por el título.

Alan Elías dijo...

¿Sí? La verdad es que dudé al ponerlo. Pensé que alguien me podría decir:

"Pues de entrada, tú eres quien está utilizando palabras innecesarias desde el título de la entrada..."

Nunca falta gente así.

Rosigerante dijo...

No creo que alguien que lea este blog se atreva, no creo que no entendiera el chiste.

Supongo que tengo sobrevalorado al público lector de tu blog, según tú.

Alan Elías dijo...

Me pones en un dilema:

Si digo que sí, sería engreído de mi parte. Si respondo que no, entonces pecaría de subestimar a los lectores, incluyéndote a tí.

Así que, mejor...

Alegaré demencia...

Lalarala
Lalalá
Lalalá
Lalalá...

Rosigerante dijo...

Ea ea, no te hagas que la virgen te habla!

¿Desde cuándo reconocer que uno hace/crea productos de calidad es ser engreído?

En todo caso, supongo que tienes un público definido por el tipo de lectura que ofreces, y lo sabes, de modo que sigue siendo impensable que uno de esos "que nunca faltan" se aparezca por acá.

Alan Elías dijo...

No, pues sí, jajaja. Gracias, Rosigerante.

De que sólo a ciertas personas les interesan posts del tipo de los que publica este blog (sin definir con precisión), lo creo. Lo digo así porque no existe una criterio claro para englobarlos: ¿literatura? no todos, ¿filosofía? no son tan serios, ¿puras vivencias del autor? para nada, y así podemos seguirle...

Lo cierto es que a través del tiempo yo mismo me voy dando cuenta de más o menos qué cosas me gustan por el contenido del blog.

No publico con miras a determinado público (y sé que nunca quisiste decir algo como esto, sólo lo comento), sino que casi todo es pensando en lo que a mí me gusta.
Me alegra cuando surgen comentarios o se pueden mantener conversaciones con las personas en esta página porque siento que eso me nutre y me divierte.

Lo que creo que imagino que dices cuando hablas de un público definido no es tanto que me enfocara en él, sino que el público se define por el contenido de la página. Si es así, también pienso que es cierto.

Rosigerante dijo...

Sí, así es ;)

Alan Elías dijo...

¡Yay! ¿Le atiné, le atiné!

Rosigerante dijo...

¡Definitivamente andas Chambón !

Es que me suenas confundido :: pero sí, ¡¡le atinaste!!

_Woo hoo!!

(ya te voy a dejar de molestar con eso, lo prometo)

Alan Elías dijo...

¿Y ahora por qué dices que ando chambón en esta entrada? ¿Es por los signos de ¿! ?