martes, 19 de agosto de 2008

Una petición cumplida

¡Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas!
¡Quién diese que se escribiesen en un libro;

Que con cincel de hierro y con plomo
Fuesen esculpidas en piedra para siempre!

Job 19:23-24

No hay comentarios.: