viernes, 14 de noviembre de 2008

Velada literaria; Wisława Szymborska

Musa, no ser un púgil es como no ser nadie.
Nos escamoteaste un público vocinglero.
En la sala hay una docena de personas,
es hora de comenzar.
La mitad vino porque llueve,
los demás son parientes. Musa.

Las mujeres están prestas a desmayarse en esta tarde de otoño,
y lo harán pero sólo en el combate de boxeo.
sólo allí habrá escenas dantescas.
Y un tomar los cielos. Musa.

No ser un púgil, ser un poeta,
con un veredicto condenado a duros norwid*
y a falta de músculos enseñar al mundo
-en el mejor de los casos-
una futura lección escolar.
Oh Musa. Oh, Pegaso,
ángel ecuestre.

En la primera fila un viejecito dulcemente sueña
que su difunta mujer salió de la tumba
para prepararle una tarta de ciruelas.
Con ese fuego -poco, para que la tarta no se queme-
comenzamos la lectura. Musa.
____
*Por cyprian Norwid, poeta finisecular polaco, típico ejemplo del autor más valorado por la crítica posterior que por el público de su tiempo. (N. del t.)

Traducción de Xaviero Ballester

No hay comentarios.: