domingo, 21 de diciembre de 2008

Aceptación del ombligo; Homero Aridjis


Desperté de un sueño, en el que participaban mi madre y el ombligo. Mientras preparaba la comida, mi madre me dijo, ofreciéndome un pedazo de ombligo: "Pruébalo, para ver si te gusta. Porque si no te gusta, no tienes que comerlo." Asentí que me gustaba. Y abrí los ojos, contento porque el ombligo me había gustado. Y todo el día, por la atmósfera que me dejó el sueño, sentí placidez, como si en la aceptación del ombligo hubiera aceptado a mi madre y a la vida, recobrando a la vez una edad mía perdida, y el rostro olvidado de un ser que ahora tiene otras facciones.

No hay comentarios.: