miércoles, 17 de diciembre de 2008

Cómo debe ser el poeta...

El poeta debe ser de temperamento agradable, buena conducta, afable, penetrante, fiable, asequible y protector. Esto hace que la gente le ame, lo embellece a sus ojos y lo acerca a sus corazones.


(Ibn Rašīq, al-ʻUmda, I, 196)

Hallado en La poesía árabe clásica
Antología preparada por Josefina Veglison
poesía Hiperión
2a edición, 2005
Página 7


Sí, claro, Ibn Rašīq... tus palabras se confirman en poetas como el rey David, el dulce cantor de Israel, o el afable Rilke que respondía a cartas de poetas novatos pidiéndole ayuda para progresar como artistas, ¿pero qué decir de esas adorables criaturas que se dice que fueron Garcilaso, Rimbaud y Ezra Pound, por dar sólo unos ejemplos?

Alan

4 comentarios:

Rosigerante dijo...

Que el concepto de 'temperamento agradable...' y blah parece bastante relativo.

Alan Elías dijo...

Es que no eran moneditas de oro...

Rosigerante dijo...

Sí, yo sé... Pero algo en ese "desagradable temperamento" nos cautiva a muchos...

Alan Elías dijo...

Sí, por eso... el temperamento desagradable era parte de su ser y eran excelentes poetas, por lo que el ser agradable o no como persona vale Wilson al momento de escribir.