viernes, 26 de diciembre de 2008

Descubrimiento y defensa de un poema (fragmento); Hugo Hiriart


Una tarde en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, hace ya más de treinta años, Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco y Nacho Méndez, si no me acuerdo mal, intentaron la ardua tarea de escribir el peor poema posible. Recuerdo unos versos:

_____Feo caballo bayo que mataste a mi papá
_____Ojalá y no venga una yegüita
_____y victime también a mi mamacita.

Bien visto, escribir el peor poema posible es también muy difícil. Se necesita, por lo pronto, dominio completo de las reglas, que las hay, y una especie de inspiración negativa que tampoco está a la mano de cualquiera. De la misma manera se dice que los pecados más graves sólo los puede cometer un teólogo experto y perfectamente sobre sí.

Lo horrendo y pésimamente hecho es tan misterioso como la radiante armonía de la belleza.

De: Discutibles fantasmas

No hay comentarios.: