miércoles, 17 de diciembre de 2008

Facilidad y dificultad para alcanzar la verdad según Aristóteles


El estudio de la Verdad es difícil en cierto sentido, y en cierto sentido, fácil. Prueba de ellos es que no es posible que alguien la alcance plenamente ni que yerren todos, sino que cada uno logra decir algo acerca de la Naturaleza. Y que si bien cada uno en particular contribuye a ella poco o nada, de todos conjuntamente resulta una cierta magnitud. Conque, si nos hallamos realmente al respecto como decimos con el refrán «¿quién no atinaría disparando a una puerta?», en ese sentido es fácil; pero el hecho de alcanzarla en su conjunto, sin ser capaces de una parte , pone de manifiesto la dificultad de la misma. Y posiblemente, puesto que la dificultad es de dos tipos*, la causa de ésta no está en las cosas, sino en nosotros mismos. En efecto, como los ojos del murciélago respecto de la luz del día, así se comporta el entendimiento de nuestra alma respecto de las cosas que, por naturaleza, son las más evidentes de todas.
__________
*Es decir, la dificultad puede depender, bien de la cosa que se trata de conocer, bien del que trata de conocerla.

Aristóteles, Metafísica libro II 993a30-b10 y ss.
Traducción de Tomás Calvo Martínez; Madrid, Gredos, 3a reimpresión

No hay comentarios.: