miércoles, 17 de diciembre de 2008

Inmortalidad del cangrejo; José Emilio Pacheco

-¿En qué piensas?
-En nada, en la inmortalidad del cangrejo.
Anónimo: Los mexicanos pintados por sí mismos


Y de inmortalidades sólo creo
en la tuya, cangrejo amigo.
Te aplastan, te echan en agua hirviendo,
inundan tu casa.
Pero la represión y la tortura
de nada sirven, de nada.

No tú, cangrejo ínfimo,
caparazón mortal de tu individuo, ser transitorio,
carne fugaz que en nuestros dientes se quiebra;
no tú sino tu especie eterna: los otros:
el cangrejo inmortal
toma la playa.

4 comentarios:

Rosigerante dijo...

No inventes, no sabía de la existencia de este poema. Ya te imaginarás la obviedad de mi pensamiento:: 'el, literalmente, pensó en la inmortalidad del cangrejo'.

Creo que debo leer más de Pacheco.
Gracias.

Alan Elías dijo...

Pues sí... no importa lo que le hagamos, el (los) cangrejo(s) siempre permanecen...

...y las cucarachas, y las hormigas...

Rosigerante dijo...

...y las pachequeses...

Alan Elías dijo...

Pues esperemos que su obra perdure como relevante...