martes, 9 de diciembre de 2008

Versos de un poema árabe atribuído a Adán

ĀDAM

Antólogos e historiadores ponen en boca de Adán estos versos recitados al conocer la muerte de Abel. Según la historiografía arábigo-musulmana medieval, la Tierra era blanca hasta que Caín mató a su hermano Abel, entonces la Tierra se cubrió de polvo y cambió el sabor de los frutos. Adán en el paraíso hablaba en árabe puro y fue el depositario de las letras del alifato; tras el pecado original la lengua árabe se desvirtuó dando nacimiento al arameo, pero con la venida de Abraham se recuperó la lengua primigenia.

[1]

Cambió el país y sus habitantes.
La faz de la Tierra se volvió polvorienta y fea.
Todo cambió de color y sabor.
El bello rostro perdió su belleza.
¿Qué me pasa? Abel está enterrado y yo no lloro.
Caín mató a su hermano Abel.
¡Qué lástima siento por el gracioso rostro que se fue!
En adelante toda mi vida será llanto sin hallar descanso.

La poesía árabe clásica
Antología preparada por Josefina Veglison
poesía Hiperión
2a edición, 2005
Página 23

No hay comentarios.: