lunes, 23 de febrero de 2009

Cánticos de la peregrinación a Virikota, donde nacen las rosas del peyote; Huichol (siglo xx)


Virikota, Virikota,
quién sabe por qué
lloran las rosas.
¿Quién podría decirlo?
¿Quién podría adivinarlo?
Virikota, Virikota,
quién sabe por qué
las rosas lloran.

_____________________

Virikota, Virikota,
donde nacen las rosas,
donde las rosas florecen,
guirnaldas de flores y viento,
Virikota.

Allá al pie del Monte Eterno,
respiran las rosas: hálito divino,
amor húmedo de madre: rocío.

Y del corazón del peyote,
la niebla sale, Venado Azul sale,
la lluvia baja, Venado Azul baja.

Germina el maíz, la rosa se abre.
Y canta la Rosa: "Yo soy el Venado."
Y el Venado: "Yo soy la Rosa."

Y allá en la Tierra Divina
se oye el canto.
Cantan los dioses, los montes,
las colinas cantan
y cantan las rosas.

Sólo allá en Virikota,
se oye la canción de la vida,
la eterna canción de la vida.
Sólo allá en Virikota,
sólo allá se oye.


Ómnibus de poesía mexicana
Presentación, compilación y notas de Gabriel Zaid
Uno: Poesía indígena
I: Poesía anónima recogida entre los siglos xvi y xx
3. Huichol (siglo xx)
Página 16
siglo xxi editores, s.a. de c.v.
27a edición

1 comentario:

JUAN JES dijo...

Abrazos del bisabuelo Venado!