sábado, 10 de enero de 2009

La canción de la estatua; Rainer Maria Rilke


¿QUIÉN hay que me ame tanto
que repudie su vida, tan querida?
Cuando en el mar se ahogue alguien por mí
yo seré redimida de la piedra
y volveré a la vida, a la vida.

¡Tengo tanta nostalgia del correr de la sangre,
la piedra esta tan callada!
Yo sueño con la vida: la vida es buena.
¿Nadie tiene el coraje
de hacerme despertar?

Y si vuelvo a la vida alguna vez,
que todo lo dorado me dará, ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
lloraré en soledad,
lloraré por m¡ piedra. ¿De qué me servirá
mi sangre si madura como el vino?
No puedo con su grito hacer brotar del mar
a aquél que más me amó.

Traducción de Jesús Munárriz
poesía Hiperión

No hay comentarios.: