martes, 13 de enero de 2009

Lobo, represión y eneasílabos dactílicos; Eduardo Lizalde


El lobo que busca su presa
se atiene a colmillos filosos.
Es gente carente de culpa,
no es docto ni bien educado.
¿Qué esperan del lobo, carneros?
¿Bombones, caricias, besitos,
tará tararí tarará?

No hay comentarios.: