lunes, 19 de enero de 2009

La casa de reposo; Fernando Iwasaki


__LA MADRE SUPERIORA miró hacia el cielo como buscando una señal divina, y en sus ojos desvelados de oraciones reverberó cristalina una lágrima.
__-¿Y dice usted que el viejo profesor se niega a ir a misa, hermana?
__-Así es, reverenda. Y maldice y ofende a María Santísima.
__-No importa, hermana. Llévelo entonces a dar un paseo por el huerto.
__-Sí, reverenda.
__-Hermana...
__-¿Sí, reverenda?
__-Que parezca un accidente.


De: Ajuar Funerario

2 comentarios:

Rosigerante dijo...

Jajajajajaja,
¡qué bueno es este texto!


(sí y curioso)

Alan Elías dijo...

Sí, ese es humor al estilo Iwasaki.